Mas de mil camas velan por tu seguridad
Mas de mil camas velan por tu seguridad

Para el primer artículo de la sección placer oculto, traemos una joyita, más de mil cámaras velan por tu seguridad. De antemano decir que, al escribir, ya siento algo de vergüenza, pero a pesar de lo mala que es, la disfruto. ¿De donde sacan esta película?. Sencillo, meten en una coctelera a los actores de Compañeros y Al Salir de Clase, cine slasher que estaba de moda, poca imaginación y agitan fuerte. El resultado es esta “obra de arte”, estrenada en 2003. No podemos dar datos de lo que costó producir la película. Suponemos que los lumbreras han querido borrar cualquier dato para que no nos llevemos las manos a la cabeza. Eso sí, fuimos 285.856 espectadores los que acudimos al cine para deleitarnos con semejante maravilla, consiguiendo 1.311.202,16 euros de recaudación.

  Tango y Cash: Un delirio delicioso

¿Cuál es la sinopsis de la película Más de mil cámaras velan por tu seguridad?

Toni y Roberto, dos universitarios, conocen en un chat a un tipo llamado “Keller” y que les advierte de que les están vigilando. Una noche, estos son víctimas de lo que parece ser una broma de mal gusto. Toni cree que detrás de todo esto se esconden Susana, su ex novia, y el novio de ésta, con quien él no se lleva bien. Sin embargo, la desaparición de una amiga de los cuatro les hace darse cuenta de que alguien está controlando todos y cada uno de sus pasos. La trama girará en torno a los 5 protagonistas, intentando buscar sentido a las muertes que van apareciendo progresivamente.

  Super Mario Bros. La leyenda llevada al esperpento

La película tiene una duración de 108 minutos, y está dirigida por David Alonso, director de Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas.

¿Por qué es un placer oculto?

La trama es un disloque importante, por poner un ejemplo: una escena en la que no consiguen salir de la estación de metro, se pierden, porque como todo el mundo sabe, entrar a un metro es sencillo, pero salir… y la brillante idea es ir por las vías. Escenas de este estilo hay una detrás de otra, y el final es el colmo del absurdo. Pero partiendo de la base de que la película es indefendible se mire por donde se mire, en mi caso, la he “disfrutado” en más de una ocasión. Tiene mucho que ver, que el género slasher me fascinaba en la época. Sus actores, “Quimi” de compañeros, “Mateo y Clara” de al salir de clase estaban en todas las portadas de revistas de la época. Y… bueno no hay más aportes positivos que pueda añadir, aún así repito que la disfruto, pero en silencio, hasta hoy.

  La película de Coto Matamoros que Dejó a Shakespeare Rascándose la Cabeza: Plauto, recuerdo distorsionado de un tonto eventual