Howard el pato
Howard el pato

En el vasto y diverso Universo Cinematográfico de Marvel, hay personajes que se destacan por su singularidad, y uno de los más peculiares es, sin duda, Howard el Pato. Esta película, basada en el cómic homónimo, es un verdadero ejemplo de cómo la industria cinematográfica puede tomar riesgos audaces al adaptar personajes y conceptos inusuales. En este artículo, profundizaremos en la producción de «Howard el Pato» y analizaremos cómo se tradujo su audacia en cifras en la taquilla.

El Coste de la Producción: Plumaje, Efectos Especiales y Más

La producción de «Howard el Pato» no fue una tarea sencilla. La película tuvo un presupuesto considerable en su época, con un costo estimado de alrededor de 37 millones de dólares, lo que era una cifra significativa para una película de cómic en 1986. Parte de este presupuesto se destinó a los elaborados efectos especiales necesarios para dar vida a Howard y crear un mundo que mezclara la realidad con lo absurdo. Además, el diseño y la construcción del traje y el animatrónico de Howard requirieron un esfuerzo considerable, lo que contribuyó al costo de producción.

  Double Dragon: la peor película de videojuegos de la historia

Taquilla y Recepción Crítica: Entre Risas y Sorpresas

A pesar de las altas expectativas y el esfuerzo invertido en la producción, «Howard el Pato» recibió críticas mixtas en su lanzamiento. La película se enfrentó a desafíos únicos debido a su tono irreverente y humor absurdo, lo que desconcertó a algunos críticos. Sin embargo, también encontró un público fiel que apreció su singularidad. En la taquilla, la película recaudó aproximadamente 37 millones de dólares en los Estados Unidos, lo que la situó como una película de cómic de modesto éxito en ese momento. Si bien no se convirtió en un gran éxito financiero, «Howard el Pato» dejó una huella indeleble en la cultura pop y el mundo del cine de cómic.Te dejamos otra review de otra película maltratada en su momento, pero de culto actualmente, “Super Mario Bros

  La película de Coto Matamoros que Dejó a Shakespeare Rascándose la Cabeza: Plauto, recuerdo distorsionado de un tonto eventual